Los traductores INDígenas

y su deseo de retorno

Sus voces pausadas claman por la supervivencia. Sus miradas profundas observan las selvas. Sus sueños se entremezclan con el deseo de despertar de nuevo en sus territorios. Sus esperanzas están puestas en la paz que les arrebató el conflicto armado. Son los sentimientos y el tono de voz de las palabras que pronuncian los traductores nativos de las pocas familias o clanes de indígenas que aún existen en el departamento de Guaviare, y quienes expresan la urgencia de retornar a los lugares a los que pertenecen.

 

 

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

su resistencia

y lucha para no desaparecer

 

En Guaviare tal vez quienes más sufrieron el conflicto armado fueron los pueblos indígenas. Desde su llegada en la década de 1990, la guerrilla de las FARC no sólo los desterró de sus territorios, sino que reclutó a muchos niños, niñas y jóvenes, sembró minas antipersonales en las selvas (para impedirles el retorno a sus sitios ancestrales), y desapareció y asesinó a varios de sus miembros. Los nativos se desplazaron a zonas urbanas a intentar vivir en medio de un fuerte choque cultural, en donde padecieron por el desempleo, el hambre y las enfermedades. Esta realidad la dan a conocer indígenas, hablantes de lenguas nativas, quienes con sus testimonios hacen memoria del dolor que les causó la guerra y de su fortaleza para no desaparecer.

 

En Guaviare tal vez quienes más sufrieron el conflicto armado fueron los pueblos indígenas. Desde su llegada en la década de 1990, la guerrilla de las FARC no sólo los desterró de sus territorios, sino que reclutó a muchos niños, niñas y jóvenes, sembró minas antipersonales en las selvas (para impedirles el retorno a sus sitios ancestrales), y desapareció y asesinó a varios de sus miembros. Los nativos se desplazaron a zonas urbanas a intentar vivir en medio de un fuerte choque cultural, en donde padecieron por el desempleo, el hambre y las enfermedades. Esta realidad la dan a conocer indígenas, hablantes de lenguas nativas, quienes con sus testimonios hacen memoria del dolor que les causó la guerra y de su fortaleza para no desaparecer.

 

 

 

 

 

 

 

su resistencia

y lucha para no desaparecer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PUEBLOS

ANCESTRALES

QUE PERVIVEN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PUEBLOS

ANCESTRALES

QUE PERVIVEN

 

Según reportes del Ministerio de Cultura y de la Organización Nacional Indígena de Colombia, las etnias o pueblos indígenas que sobreviven en Guaviare son: Desano, Guayabero (o Jiw), Karijona, Kubeo, Kurripako, Nukak, Piaroa, Piratapuyo, Puinave, Sikuani, Tucano y Wanano.

 

Guaviare tiene 56758 habitantes y el 4,3 por ciento (2117 personas) pertenece a comunidades indígenas (según cifras a 2005 del Departamento Nacional de Estadística, DANE).

 

El conflicto armado ha dejado más de ocho millones de víctimas en Colombia, de las cuales 176000 son población indígena. Registros oficiales indican que 3000 indígenas de Guaviare han sido afectados por la guerra (datos de la Unidad Nacional para las Víctimas, corte a primero de agosto de 2016).

 

 

 

 

 

 

Riesgo de exterminio

 

 

 

 

 

 

Riesgo de exterminio

 

 

 

Desde 2004, la Corte Constitucional ordenó al Estado tomar medidas urgentes para evitar la extinción física y cultural de los pueblos indígenas de Guaviare, entre ellos los Jiw y Nukak. Una mezcla de factores, relacionados o no con el conflicto armado, han llevado a las comunidades al borde de la extinción. Es así como el desplazamiento forzado, las amenazas directas de todas las partes en conflicto y la restricción de movilidad en sus territorios, se han mezclado con desnutrición, diversas enfermedades, falta de procesos organizativos y pérdida de tradiciones por la occidentalización.

 

 

 

 

 

 

La esperanza de un

retorno digno a sus

territorios

 

 

 

 

 

 

La esperanza de un

retorno digno a sus

territorios

 

 

Los deseos de las comunidades indígenas de Guaviare son construir paz lejos de las armas y regresar a las selvas. Sus líderes y traductores, quienes aprendieron español para comunicar su resistencia, sus necesidades y el riesgo de perder sus tradiciones, hoy confían en que con la firma del acuerdo de paz entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno nacional será más fácil volver a sus territorios. Sin embargo, saben que para conseguirlo deben contar con garantías y exigen condiciones dignas.

 

 

LEER ARTÍCULO

 

 

 

 

 

Las selvas de Guaviare guardan una memoria del conflicto

 

 

 

 

 

Las selvas de Guaviare guardan una memoria del conflicto

 

Si la selva hablara probablemente relataría cómo, durante 52 años, se convirtió en una zona de confrontación. En extensas áreas, las FARC instalaron sus campamentos, entrenaron para la guerra y desplazaron a los únicos dueños del territorio: los indígenas, los guardianes de la sabiduría ancestral. La selva también guarda los pasos que dieron en largas y extenuantes caminatas muchas personas secuestradas, y niños, niñas y jóvenes reclutados. Esta región biodiversa, sin embargo, también fue testigo de esperanza, ya que allí se desarrolló la Operación Jaque, que en julio de 2008 regresó a la libertad a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, a tres contratistas estadounidenses, y a once militares y policías.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zonas de desmovilización

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zonas de desmovilización

Mientras soplan vientos de paz, se espera que en Guaviare se desmovilicen miembros de las FARC, y para ello se han dispuesto tres zonas veredales: Puerto Cachicamo y Charras (San José del Guaviare), La Unilla (El Retorno) y Tierra Negra (Calamar). Sin embargo, en la región hay temor de la etapa de posacuerdo entre Gobierno y la guerrilla, ya que el Frente Primero de las FARC ha dicho públicamente que no se desmovilizará.

 

 

 

 

 

 

 

LOS TEJIDOS Y

SUS COSTUMBRES

 

 

 

 

 

 

 

LOS TEJIDOS Y

SUS COSTUMBRES

Los tejidos con palmas y fibras vegetales hacen parte de las prácticas ancestrales que aún mantienen los indígenas de Guaviare. Sus artesanías se caracterizan por sus figuras geométricas, las cuales logran mediante el cruce de hilos naturales. Hombres y mujeres tejen pulseras, bolsos, sombreros y cestería para sobrevivir y hacer memoria. También conservan sus lenguas nativas porque auguran un pronto retorno a su origen. Sin embargo, los traductores indígenas sostienen que sus culturas están pasando al olvido por causa del conflicto armado y por su salida silenciosa de las selvas.

 

 

Créditos:

Periodista: Edilma Prada Céspedes   | Fotografía: Edilma Prada Céspedes   |   Edición imagen / Montaje web: David Bustos Ríos   |   Edición de textos: Nathalia Salamanca Sarmiento

Fecha de publicación: Septiembre 26 de 2016

 

 

 

 

 

 

COPYRIGHT©2016

CASA EDITORIAL AGENDA PROPIA S.A.S.

 

 

 

 

su resistencia y lucha para no desaparecer

su resistencia y lucha para no desaparecer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PUEBLOS

ANCESTRALES

QUE PERVIVEN

 

 

 

 

 

 

PUEBLOS

ANCESTRALES

QUE PERVIVEN

 

 

 

 

 

 

Las selvas de Guaviare guardan una memoria del conflicto

 

 

Las selvas de Guaviare guardan una memoria del conflicto

 

 

 

 

 

 

 

 

Zonas de desmovilización

 

 

 

 

 

 

 

 

Zonas de desmovilización

 

 

LOS TEJIDOS Y

SUS COSTUMBRES